Parece que PlayStation VR2 de Sony no está cumpliendo las expectativas de ventas de la compañía poco más de un año después de su salida al mercado. Bloomberg cita a «personas familiarizadas con los planes de Sony» para informar de que las ventas de PSVR2 se han «ralentizado progresivamente» desde su lanzamiento en febrero de 2023.

Sony ha producido «más de 2 millones» de unidades del casco, en comparación con lo que la empresa de seguimiento IDC estima en solo 1,69 millones de unidades enviadas a los minoristas hasta finales del año pasado. La discrepancia ha provocado un «exceso de dispositivos ensamblados en toda la cadena de suministro de Sony», según las fuentes de Bloomberg.


PlayStation Portal

El PlayStation Portal se venderá en exclusiva desde la tienda online de la marca. El registro para pedidos anticipados ya está abierto en algunos mercados.


IDC estima un mínimo trimestral de 325.000 unidades de PSVR2 enviadas en la temporada navideña, en comparación con los 1,3 millones de envíos apreciados durante las vacaciones de los entonces nuevos auriculares Quest 3 de Meta, que combinados con otros productos Quest suponen más de 3,7 millones de ventas estimadas para todo el año.

¿Los últimos auriculares con cable?

La situación de PSVR2 supone un gran cambio con respecto a finales de 2010, cuando la PlayStation VR original se convirtió en una de las primeras gafas de realidad virtual más vendidas, simplemente por su venta a un pequeño grupo de propietarios de PS4 ávidos de realidad virtual. En aquel momento, la PSVR original era uno de los puntos de entrada «todo incluido» más baratos para el mercado de los cascos de realidad virtual conectados, en gran parte porque no requería una conexión a un costoso PC de juegos de gama alta.

Sin embargo, en los últimos años, el mercado de los cascos de realidad virtual ha migrado casi por completo a los cascos sin ataduras, que permiten una mayor libertad de movimientos y eliminan la necesidad de adquirir hardware externo y permanecer cerca de él. El PlayStation VR2 de 550 dólares ($9,251 pesos mexicanos) también es más caro que el Meta Quest 3. Los nuevos auriculares de Sony tampoco son retrocompatibles con los juegos diseñados para la PSVR original, lo que obliga a los usuarios potenciales a abandonar la mayoría de sus bibliotecas de juegos de realidad virtual existentes por la nueva plataforma.

Un buen hardware con un sistema de venta de videojuegos deficiente El hardware de PSVR2 es fantástico: pantallas OLED, mandos con soporte háptico y seguimiento ocular. El problema fue que tras su lanzamiento el fabricante se esforzó en vender la idea de contenidos exclusivos, una parte que no se ha materizalizado desde su lanzamiento.

Antes del lanzamiento de PlayStation VR2, se informó que Sony estaba reduciendo sus ambiciones para el casco, pero la compañía negó esos informes y dijo que estaba “viendo el entusiasmo de los fans de PlayStation”. Basta con decir que el PSVR2 ha padecido de una falta de títulos exclusivos, con una gama compuesta principalmente por adaptaciones ya disponibles en otros cascos. Un informe de Inverse de finales del año pasado compartía una serie de quejas condenatorias de desarrolladores que han tenido problemas para conseguir que sus juegos funcionen bien en el nuevo hardware.

Si juntamos todo esto, PSVR2 parece una actualización demasiado pequeña y demasiado tardía que ha malgastado en gran medida la ventaja inicial de la compañía en este sector. No nos sorprendería que esto significara el fin de los planes de Sony para el hardware de realidad virtual y, en general, para los cascos inalámbricos de uso masivo.

Artículo publicado originalmente en Ars Technica. Adaptado por Alondra Flores.

Por Agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *