Fundada en lo alto de un monte, Aztlán fue el lugar en donde los aztecas fundaron su ciudad sagrada. Siglos antes de que los mexicas siquiera existieran, este pueblo ya había fincado las bases de una civilización económicamente activa y próspera. Por eso, a diferencia de lo que se cree comunmente, vale la pena aclarar que ‘azteca’ y ‘mexica’ no es lo mismo. Aquí te explicamos porqué.

También lee: Xochipilli, el dios mexica del amor gay y las flores que trae al mundo la primavera

¿Dónde se ubica Aztlán, el “Lugar de las Garzas”?

Mapa Gemelli de la Migración Azteca de Aztlán a Chapultepec (c. 1704)Giovanni Francesco Gemelli Careri (1651-1725)/Wikimedia Commons

El mito fundacional de los aztecas dice que, después de un largo peregrinaje guiado por el dios de las estrellas, llegaron la ciudad sagrada que éste había escogido para que se establecieran. El registro más antiguo que se tiene de este acontecimiento legendario está en la Tira de la Peregrinación (c. 1150 -1300), un pergamino de maguey que da cuenta de este viaje.

Se piensa que los aztecas viajaron por diversos lugares antes de encontrar el lugar ideal para fundar su ciudad sagrada. A pesar del clima desértico y hostil de Norteamérica, la región no estaba por completo deshabitada. “Desde algunos siglos antes de la era cristiana, la cultura del maíz había penetrado más allá de Mesoamérica”, escribió el historiador Miguel León Portilla para Letras Libres. Especialmente, según la evidencia arqueológica que se ha documentado, en los siguientes territorios:

• En el norte de México

• Nuevo México (EEUU)

• Arizona (EEUU)

• California (EEUU)

Representación prehispánica de Chicomoztoc: el lugar de las 7 cuevas, en la Historia tolteca chichimeca.Wikimedia Commons

Pensemos que, antaño, estas tierras no estaban divididas por las fronteras políticas actuales. Por el contrario, corresponde a la región conocida como Aridoamérica, que comprende gran parte del actual Estados Unidos y el norte del territorio mexicano. En algún punto de este espacio existió Aztlán, la antigua ciudad prometida para los aztecas.

Según los registros que se conservan en los códices coloniales, la ciudad sagrada se ubicó en el noroeste del actual México. El lugar exacto, sin embargo, permanece como un misterio para los historiadores: cualquier documentación al respecto, es muy probable que haya sido destruida por los invasores españoles durante la Conquista.

Te sugerimos: Qué queda de Monte Albán, la mítica ciudad sagrada de la cultura zapoteca construida hace 2,500 años

¿Quién vivía en Aztlán?

Páginas del Códice Aubin (1576), formado por ochenta y una hojas de papel europeo encuadernadas en piel roja, en las que se da cuenta de la existencia (tal vez mítica) de Aztlán.Wikimedia Commons

Aztlán era un islote colmado de garzas, donde reinaban 6 calpullis, o clanes formados por un conjunto de familias. Al centro de la ciudad, había un templo dedicado a Mixcoátl: el dios de la caza, la Vía Láctea y las estrellas. También conocido como Serpiente de las Nubes, fue la deidad patrona de los aztecas y otros pueblos del centro de México, según World History Encyclopedia, que creían ser sus descendientes.

La ciudad se fundó en un altépetl, que se traduce del náhuatl antiguo como “cerro con agua” o “pueblo”. Así se aprecia en la fotografía anterior, del Códice Aubin (c. 1576). Algunos pensadores, como León Portilla, sugieren que tal vez se ubicó en el actual ‘Gran Noroeste Mexicano’. Incluso hoy, existe un amplio debate histórico sobre qué significa ‘Aztán’. Sin embargo, se ha llegado a un consenso de dos posibles traducciones:

• Lugar de las Garzas

• Lugar de la Blancura

En Aztlán vivían los aztecas, una civilización teocrática de mercaderes y comerciantes, que se caracterizaron por un desarrollo urbano notable para la época. Se piensa que en su ciudad sagrada ya había Juego de Pelota, y que contaba con registros temporales regidos por la bóveda celeste que, a su vez, marcaban los ritmos agrícolas.

También lee: Ella era Xochiquetzal, la diosa mexica de las parejas jóvenes, las artes y los placeres amorosos

‘Mexica’ y ‘azteca’ no es lo mismo

Fragmento del Códice Aubin (1576), en el que se registra la salida de Aztlán y la historia dinástica de Tenochtitlan. En estas páginas se aprecia el mito mexica del águila devorando a una serpiente.Wikimedia Commons

Así es: ‘mexica’ y ‘azteca’ no son sinónimos. De hecho, azteca es el gentilicio de Aztlán. Mexica, en contrasate, es el gentilicio de México-Tenochtitlan, la capital del Imperio Mexica. Después de la fundación de Aztlán, “Huitzilopochtli ordenó a su pueblo […] que dejaran de llamarse aztecas”, el Museo del Templo Mayor, en el Zócalo de la capital mexicana, “porque a partir de ese momento serían todos mexicanos”.

Fue entonces que el dios mexica de la guerra guió a sus nuevos fieles al lugar donde había «un águila parada sobre un nopal devorando una serpiente«, detalla la institución. De esta manera, los mexicas emprendieron su propio peregrinaje, bajo la protección y el mando de Huitzilopochtli. Después de serpentear a lo largo de un trayecto largo, llegaron al ‘Cerro de los Chapulines’, o Chapultepec, donde efectivamente presenciaron la escena que su dios les había anticipado.

Representación de Huitzilopochtli, el dios de la Guerra que condujo a los mexicas a su nueva ciudad sagrada.Códice Borja/Wikimedia Commons

De acuerdo con el Códice Aubin y el Códice Durán, los mexicas fundaron la gran Tenochtitlan en el lago de Texcoco. Fue ahí donde erigieron el Templo Mayor, para adorar a su dios patrono. En la actualidad, se estima que la migración se extendió a lo largo de 250 años.

Con todo lo anterior, queda claro que los aztecas son una civilización previa a la fundación de México-Tenochtitlan, la capital imperial de los mexicas. Ambos pueblos tienen historias de migración y fundación similares, pero siguieron a dioses y mitos distintos. La ciudad sagrada de los mexicas prosperó, y hoy la conocemos como Ciudad de México. La ciudad donde vivieron los aztecas, sin embargo, en ocasiones se relega a un lugar legendario más, a falta de evidencia arqueológica que respande su existencia.

Por Agencias