Charlotte es la Virgen María de la generación TikTok. Solo que no es humana, es una mantarraya (en realidad, una raya redonda o Urobatis halleri) y está embarazada de hasta cuatro mesías.

Por un breve momento, algunos se preguntaron en voz alta y seriamente si Charlotte, una mantarraya redonda del tamaño de una fuente, podría haber sido preñada por un tiburón. Lleva ocho años en un tanque de Hendersonville, Carolina del Norte, separada de los machos de su especie. Después de que sus cuidadores del Acuario y Laboratorio de Tiburones descubrieran que estaba embarazada y esperaba hasta cuatro crías, especularon con que las marcas de mordeduras que habían observado en su cuerpo podían ser señal de que se había apareado con uno de los tiburones bambú de manchas blancas machos de su tanque.

«Vi esta historia y lo primero que pensé fue: ‘Eso no pasó'», dice Dave Ebert, experto en tiburones y rayas de la Academia de Ciencias de California.

La razón más probable de la inmaculada concepción de Charlotte es algo conocido como partenogénesis, un proceso por el que un organismo se fecunda a sí mismo. Aunque es más común en plantas e invertebrados, ocurre ocasionalmente en elasmobranquios como Charlotte, especialmente en cautiverio.


Los científicos se encontraron con feto de cocodrilo sin padre, literalmente.

Un cocodrilo de 19 años colocó de manera espontánea 14 huevos sin necesidad de un macho y uno de ellos poseía un feto perfectamente formado.


Aunque el apareamiento entre la raya y el tiburón llamó inicialmente la atención de las redes sociales, lo que realmente llamó la atención de la historia de Charlotte fue el hecho de que lo hiciera sola. Está a punto de tener a sus crías (Team Ecco, la organización educativa que gestiona el Acuario y el Laboratorio de Tiburones, ha estado actualizando su página de Facebook con regularidad), pero el meme «Jesús Matarraya» ya está aquí.

Por razones obvias, a internet le encanta este tipo de cosas: aquí hay misterio, ciencia y criaturas marinas potencialmente cachondas, todo en una sola historia. Además, «Jesús Matarraya» suena genial, como una banda en un episodio de Los Simpson. Charlotte ya ha inspirado diseños de tatuajes e ilustraciones eclesiásticas al ritmo de la canción «Angel» de Sarah McLachlan. Parece que todo el mundo es team Charlotte.

Kayla Gratzer, titoker y gerente de un restaurante en Eugene, Oregón, tiene un video en TikTok en el que dice que, si las únicas opciones para explicar el embarazo de Charlotte son la autofecundación o el sexo con un tiburón, entonces las únicas opciones para lo que salga de ahí son un Jesús Mantarraya o el primer bebé mitad mantarraya mitad tiburón del mundo. Charlotte, dice Kayla, tiene “la energía de una reina”. Este video tiene más de 11 millones de vistas.

TikTok content

This content can also be viewed on the site it originates from.

Gratzer dice que nunca esperó que «un vídeo tonto que grabé mientras rascaba un [billete de lotería] de 2 dólares fuera a ser tan viral», pero añade que está muy agradecida de darle a la gente algo alegre que comentar en TikTok: “Es un sueño”, teniendo en cuenta las otras noticias de la semana pasada. Sin embargo, frente a ellas, la historia de Charlotte tiene un timbre diferente.

Por Agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *