¿Con Estados Unidos o con China? India ha decidido hacer su propio camino ante esta disyuntiva.

En un contexto geopolítico cada vez más tenso y articulado en la rivalidad Beijing-Washington, India juega al multialineamiento diplomático: recelosa de China, tampoco se alinea con las posturas occidentales.

Por ejemplo, en la guerra de Ucrania, Nueva Delhi se mantiene neutral y no sanciona a Moscú, a quien sigue comprando hidrocarburos en grandes cantidades.

Desde su presidencia del G20 hasta Estados Unidos integrando a Nueva Delhi a su visión de defensa del Indo-Pacífico, la India está en el centro geopolítico. A nivel regional, también India gana preponderancia, bloques clave como la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) amplían sus alianzas con India y buscan progresivamente la cooperación de este país.

Recomendamos

Estas son algunas claves del ascenso de India en los escenarios geopolíticos.

Vocero del Sur Global

India ha mostrado su interés en convertirse en la voz de los países que no han sido escuchados en la escena internacional, para que sus preocupaciones también sean atendidas.

«Europa tiene que salir de la mentalidad de que los problemas de Europa son los problemas del mundo, pero los problemas del mundo no son los problemas de Europa”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de India, Subrahmanyam Jaishankar, en el GLOBSEC Bratislava Forum 2022.

El primer ministro de India, Narendra Modi, dijo en una reunión virtual con líderes de 125 países celebrada en enero, enlistó retos de gran envergadura que dijo podían ser abordados mejor si los países en desarrollo tienen una mayor participación en el orden global emergente: la pandemia de covid-19, el cambio climático, el terrorismo, la guerra en Ucrania.

India se ha comprometido a amplificar la voz del así llamado Sur Global una enorme extensión en Asia, África, Medio Oriente, Latinoamérica, Oceanía y el Caribe, integrada en su mayor parte por países en desarrollo, muchos de ellos excolonias.

Muchos países del G20 quieren enfocarse en denunciar a Rusia, pero para varias naciones en desarrollo que hacen frente a conflictos locales y fenómenos climáticos extremos, la guerra de Ucrania no es una prioridad tan importante, dijo Happymon Jacob, fundador del Council for Strategic and Defense Research, un centro de investigación con sede en Nueva Delhi a la agencia AP.

“Hay un sentir (en el Sur Global) de que conflictos en otras partes del mundo, sea Afganistán, Myanmar o África, no son tomados en cuenta tan en serio por los países desarrollados o en foros como el G20”, señaló Jacob.

Un informe de la Economist Intelligence Unit en marzo dejó entrever un creciente respaldo a Moscú en el mundo en desarrollo: el número de países que condenan activamente a Rusia descendió de 131 a 122.

“Algunas economías emergentes han pasado a una posición neutral”, según hizo notar.

El número de naciones que se inclinan hacia Rusia aumentó de 29 hace un año a 35, agregó. Sudáfrica, Mali y Burkina Faso se habían integrado a este grupo, lo que resalta la creciente influencia de Moscú en África. China siguió siendo el país más destacado entre las naciones con tendencias favorables al Kremlin.

Una posición estratégica

El ascenso de la India es visible en su creciente relevancia geopolítica tanto a nivel regional como en Occidente. Por ejemplo, los lazos entre Estados Unidos. y la India son más fuertes hoy que nunca. La pareja se ha considerado cada vez más como «dos pilares de un Indo-Pacífico libre y abierto”.

Un aumento de la importancia estratégica es evidente en varias nuevas asociaciones en áreas de defensa cruciales, muchas de las cuales han sido iniciadas por los Estados Unidos. El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd J. Austin III asegura que estas iniciativas conjuntas con la India están “operando y coordinando más estrechamente que nunca”.

También guarda una relación estrecha con Japón, especialmente en términos militares.

India forma parte de Quad. El grupo Quad es una alianza informal seguridad en la zona de Asia-Pacífico que incluye a Australia, India, Japón y Estados Unidos.

“El Quad es una red diplomática de cuatro países comprometidos a apoyar un Indo-Pacífico abierto, estable y próspero que sea inclusivo y resistente”, señala el Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio de Australia.

La agenda de este grupo responde a los retos más urgentes de la región, como obtener vacunas contra el covid, el cambio climático o el alivio humanitario en caso de desastres. Pero también incluye la seguridad marítima u especial y el combate al terrorismo.

Crecimiento económico

India también se está beneficiando del empeoramiento de las relaciones entre Washington y Beijing también en el ámbito económico.

Las empresas están buscando cambiar las cadenas de suministro fuera de China, mientras que los administradores de dinero necesitan un lugar para desplegar fondos a largo plazo con menos riesgos de sanciones financieras y también en parte por el envejecimiento de la población china, mientras que India, que vive un boom democrático, ofrece mano de obra joven.

En algunos casos, el pivote es duro: los proveedores de Apple y Pegatron, por ejemplo, están construyendo fábricas en Karnataka y Tamil Nadu.

Los analistas de J.P. Morgan, citados por la agencia Reuters, calculan que India fabricará uno de cada cuatro iPhones en dos años, a pesar de que los costos de fabricación son más altos que en China.

Ontario Teachers’ Pension Plan, el tercer fondo de jubilación más grande de Canadá, cerró parte de su equipo de inversión de capital de China con sede en Hong Kong en abril, siete meses después de abrir una oficina en Mumbai.

Sin embargo, India no solo es atractivo por su sector manufacturero. Su economía también cuelga la promesa de un crecimiento al estilo chino. El PIB per cápita fue de 2,379 dólares en 2022, menos de una quinta parte de su vecino oriental. Más de 1,200 millones de personas tienen conexiones de telefonía móvil; la mitad de las cuales son teléfonos inteligentes.

Los analistas y estrategas de Morgan Stanley esperan que la India se convierta en la tercera economía y mercado de valores más grande del mundo antes de finales de la década de 2030.

Con información de AFP

Por Agencias