Max implementará restricciones para evitar el uso de contraseñas compartidas entre usuarios a finales de 2024. Así lo anunció el jefe de Streaming Global y Juegos de Warner Bros. Discovery, JB Parrette, en la Conferencia de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones de Morgan Stanley este lunes. Los detalles sobre las restricciones son escasos, pero se espera que el impulso hacia el uso compartido de pago se extienda más el año que viene.

Max, antes HBO Max, se suma a la lista de servicios de streaming que han recurrido a las limitaciones para compartir contraseñas con el fin de mantener la viabilidad del negocio. El año pasado, Netflix empezó a tomar medidas contra los usuarios que compartían sus contraseñas fuera del hogar. Disney informó recientemente a los suscriptores de Disney+ y Hulu de sus planes para convertir a los sospechosos de compartir cuentas en suscriptores de pago.


Max Latinoamérica

Max ahora está disponible en Latinoamérica con más de 37,000 horas de contenido, nuevos planes de suscripción y precios ajustados.


En febrero, Disney envió un correo electrónico a sus clientes informándoles de que sus condiciones de servicio cambiarían y que a partir del 14 de marzo estaría prohibido compartir los datos de acceso con personas ajenas al hogar. Netflix, por su parte, puso en marcha sus restricciones el año pasado enviando un correo electrónico a los usuarios sospechosos de compartir sus datos de acceso y comunicándoles que los usuarios ajenos al hogar quedarían excluidos.

Estos movimientos se producen en un momento en que los proveedores luchan por conservar sus bases de usuarios y el streaming se convierte en un campo aún más saturado, obligando a los consumidores a tomar decisiones difíciles sobre qué servicios pueden permitirse. Tras un par de años difíciles, Netflix se recuperó y experimentó un aumento de suscriptores e ingresos a finales del año pasado, después de su ofensiva contra las contraseñas.


D'Arcy Carden (Greta), Kate Berlant (Shirley), Abbi Jacobson (Carson; cocreadora y productora ejecutiva) y Molly Ephraim (Maybelle) en Un equipo muy especial

Las producciones televisivas se detienen y Netflix, Amazon, Disney+ y Max apuestan fuerte por los modelos con publicidad. El resultado de todo este alboroto podría ser que todo lo viejo vuelva a ser nuevo.


Disney+ ha ido sumando abonados, pero tiene dificultades para ser rentable. Aun así, Bob Iger, consejero delegado de Disney, cree que el streaming puede empezar a generar beneficios a finales de 2024 gracias, en parte, a sus nuevos niveles de suscripción con publicidad y a una «experiencia de una sola aplicación» combinada entre los actuales Disney+ y Hulu que llegará este año.

Mientras tanto, Max ha cambiado de forma en repetidas ocasiones tras la fusión de Warner Bros. con Discovery, que finalmente combinó HBO Max y Discovery+ en un único servicio. La operación disgustó a los fans de HBO Max, pero llevó a WBD a convertirse en el primer peso pesado de Hollywood en obtener beneficios en streaming durante todo un año.

Las medidas contra el uso compartido de contraseñas también llegan en un momento en que la piratería va en aumento, algo que ha afectado mucho a la oferta de WBD. Durante años, Juego de Tronos de HBO fue uno de los shows más pirateados de la televisión. Más recientemente The Last of Us y House of the Dragon han ocupado los primeros puestos.

Artículo publicado originalmente en WIRED US adaptado por Manuel de León.

Por Agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *