Santa Martha Acatitla es un nombre que resuena con cierto temor para los que habitan en la Ciudad de México. Se trata de una colonia ubicada en la Alcaldía Iztapalapa donde vivieron enemigos del pueblo mexica en tiempos prehispánicos. El nombre náhuatl significa simplemente “lugar de abundantes juncos”.

Santa Martha AcatitlaWikimedia Commons

Además de este dato histórico, el lugar es famoso porque en él se encuentra el afamado Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla, prisión que ha tenido entre sus muros a presas como Juana Barraza la ‘Mataviejitas’, o Sara Aldrete, la ‘Narcosatánica’. Sin embargo, este lugar tiene una historia aún más longeva.

La Santa Martha original

La primera cárcel de Santa Martha Acatitla abrió sus puertas en el año de 1957. La construcción tardó seis meses en estar lista, en un espacio de 1 millón y medio de metros cuadrados, de los cuales sólo se edificaron 100 metros y el resto fue destinado a plantaciones agrícolas y campos deportivos. El arquitecto que dirigió esta obra fue el español Ramón Marcos Noriega.

La cárcel buscaba lo que todas: la readaptación de las mujeres a la sociedad por medio de oficios. Además este penal contaba con una biblioteca, un auditorio, canchas deportivas, áreas de cultivo, hospital y una capilla.

Prisión Santa Martha AcatitlaWikimedia Commons

Reinauguración de Santa Martha Acatitla

La nueva cárcel se inauguró el 29 de marzo de 2004 por el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de que la vieja penitenciaría de Santa Martha Acatitla se convirtiera en una preparatoria y el Centro Casa Libertad. En este lugar, la banda de rock El Tri grabó un concierto en vivo en 1989.

Al tratarse de una prisión de mujeres, en su estructura hay instalaciones que facilitan la vida de las reclusas: guardería, capillas, área de visitas conyugales, talleres, biblioteca, salones de clases, auditorio al aire libre y canchas deportivas.

Una vista de Santa Martha Acatitla.Cuartoscuro

Uno de los deportes favoritos de las reclusas es el “tochito”, lo que ha llevado a la formación de equipos oficiales entre las que practican el deporte en prisión. Algunos de ellos son Vaqueritas, Guerreras y Valquirias.

Este lugar cuenta con ocho dormitorios distribuidos del siguiente modo: mujeres procesadas, dormitorio de ingreso A, dormitorios asignados B y C, mujeres sentenciadas, sentenciadas ejecutoriadas, y los dormitorios asignados D, E, F, G y H.

También lee: Asesinos seriales caníbales de México: los casos más impactantes de la crónica negra nacional

Este Centro Femenil se construyó con la finalidad de aligerar la sobrepoblación que existía en los Reclusorios Femeniles Oriente, Norte y Tepepan dentro de la CDMX. Cuenta con un área de edificación de 34 mil 500 metros cuadrados y una arquitectura de tipo Octagonal (semi-panóptico), que facilita el control de quienes se hallan dentro del edificio.

Los principales delitos por los que llegan las mujeres a este Centro son: privación ilegal de la libertad, robo calificado, violación y homicidio. Las reclusas visten de color azul cuando han sido sentenciadas y de café las procesadas.

Reclusas famosas de la cárcel de Santa Martha

Elba Esther Gordillo

Detenida el 26 de febrero de 2013 por desviación de fondos. Su detención marcó un momento crucial en la política mexicana y en el movimiento sindical del país. Posteriormente, fue liberada bajo fianza en 2018 debido a problemas de salud.

La figura de Elba Esther Gordillo es controvertida debido a su influencia política, su relación con el sindicalismo magisterial y los escándalos de corrupción que rodearon su carrera.

Juana Barraza

La Mataviejitas fue detenida en 2006.Especial.

Mejor conocida como la ‘Mataviejitas’, fue responsable del asesinato de 16 mujeres de la tercera edad, por lo cual recibió una sentencia de 759 años. Ingresó a Santa Martha en enero del 2006 y nueve años después se casó con un interno de la penitenciaría varonil. Se divorció un año después.

También lee: Andrés Mendoza: la historia de «El caníbal de Atizapán» que estremeció a todo México

Diana Karen y Samantha Pérez

Hijas de Felipe de Jesús Pérez Luna, el ‘Ojos’ (líder del cartel de Tláhuac). Fueron acusadas de delitos contra la salud al poseer narcóticos con fines de comercio. Ingresaron en 2020 al penal.

Rosario Robles Berlanga

Robles fue titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y de la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). En su momento, se decía que Rosario Robles ocupó una de las zonas más privilegiadas del penal, conocida coma la zona de las “madrotas”, donde las reclusas gozaban de baño propio y otras amenidades.

Sara Aldrete

También conocida como la “Narcosatánica”, es una de las internas más antiguas del penal. Fue culpada por asociación delictuosa en 1990 y posteriormente por asesinato. Hoy suma una sentencia de 62 años en prisión.

Por Agencias