En el campo de la relojería, cuanto más raros o resistentes son los materiales utilizados en la pieza, más atractiva y valiosa se vuelve para los entusiastas. Los relojeros siempre están buscando crear piezas únicas y novedosas. En la Tierra, escasean las sorpresas en cuanto a materiales para brazaletes y esferas, pero en el espacio exterior existe un horizonte esperando ser aprovechado.

Diseños asociados a misiones espaciales o con materiales directamente de origen extraterrestre son una importante tendencia en la construcción que ha cautivado a todos los entusiastas de la astronomía, de la horología y de la historia de la exploración espacial.


article image

El tourbillon es un mecanismo usado en la alta relojería que recuerda la capacidad del ingenio humano para enfrentar las fuerzas de la naturaleza.


Un fragmento de la historia del sistema solar

Los meteoritos son una gran fuente de material espacial para incluir en un reloj. Algunas de estas rocas que han impactado contra la Tierra están compuestas principalmente por metales como el hierro y níquel, mientras que otras contienen minerales como olivino, piroxeno y feldespato. Los meteoritos provienen de asteroides que, a su vez, se originan en el cinturón de escombros entre los planetas Marte y Júpiter. Otros probablemente se desprendieron de un cometa congelado, en cuyo caso provienen de más lejos, más allá de Neptuno y Plutón, en el cinturón de Kuiper.

Incluir un fragmento de meteorito en un objeto como un reloj es incorporar la propia historia del origen del sistema solar cada que se busca la hora. La mayoría de los asteroides y cometas se formaron al mismo tiempo que el vecindario estelar, durante el proceso de enfriamiento del disco de acreción alrededor de la protoestrella que alguna vez fue el Sol. Llevar un meteorito en la muñeca es un breve recordatorio de que la expresión «Somos polvo de estrellas» no es solo una licencia poética, sino una observación de la naturaleza del universo y su complejo proceso de distribución de materia estelar.

El material de meteorito certificado puede ser más escaso que algunas piedras preciosas o metales nobles. Se estima que cada año caen millones de fragmentos de roca espacial, pero la gran mayoría se queman al entrar en la atmósfera y se volatilizan a decenas de kilómetros de tierra firme. Los rastros de meteorito que se consiguen rastrear son de menos de un centímetro de tamaño, inútiles para propósitos de joyería o para cualquier otro trabajo con ellos.

El ejemplo de OMEGA y el meteorito Mounionalusta

Colección Meteorite de OMEGA

Tomando en cuenta todo lo anterior, un reloj que presuma de contener material de meteorito en su construcción debería anunciar el origen de la roca. Por ejemplo, para la Constellation Meteorite de OMEGA, la marca de relojes de lujo, se utilizó parte del meteorito metálico Muonionalusta. Esta roca, con un peso de 230 kilogramos, fue encontrada en Suecia en 1906 y, según la última datación, tiene 4,500 millones de años de antigüedad, casi la misma edad que la Tierra.

El meteorito de Muonionalusta se utilizó para crear las esferas de la colección OMEGA Constellation. Debido a las propiedades internas de la roca metálica y a que cada esfera tuvo un tratamiento cromático especial de la firma de lujo, todas las carátula es única. La colección de relojes de lujo con el calibre Co-Axial Master Chronometer 8900, consta de 20 modelos y 5 opciones de colores para cuatro tamaños diferentes: 41, 29, 28 y 25 milímetros.

Por Agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *