En los últimos días, una palabra ha tomado por asalto las redes sociales, inundando la música, la moda y hasta la comida: coquette. Esta tendencia, que se originó en el mundo aesthetic, comenzó a tomar forma en las tendencias de TikTok en 2021, pero su explosión real se produjo a mediados de 2023.

Moños por todas partes: la estampa inconfundible de lo coquette

Lo coquette se caracteriza por la presencia omnipresente de moños. Ya sea adornando ropa, zapatos, calcetas, peinados, mascotas o incluso el papel de baño, los moños se han convertido en el símbolo inconfundible de esta corriente. Incluso artistas icónicas como Thalía se han sumado a la tendencia, compartiendo imágenes de los años 90 en las que asegura que ya abrazaba lo coquette desde aquel entonces.

Bailarinas interpretando el ballet “El lago de los cisnes”.

Rodrigo Ayala

Pero, ¿qué significa realmente coquette? En el vasto universo aesthetic, coquette es una vertiente que reinterpreta el concepto de hiperfeminidad. Junto con otras corrientes como balletcore, que toma elementos de la danza del ballet, cottagecore, que adopta un estilo de vida rural desde una perspectiva romántica, y princesscore o royal core, que se sumerge en un mundo similar al de Bridgerton, coquette redefine la feminidad al hablar de la infancia, al buscar romanticismo en la vida cotidiana y al establecer una forma de pensamiento.

Según el experto en moda Manuel Styling, coquette proviene del francés «coquete» y se dice que nació en la época de Tumblr. Las imágenes de rococó y la regencia de ese período sirvieron como inspiración para esta estética, que la generación Z ha retomado y adaptado a su propia narrativa, convirtiéndola en parte integral de su universo hiperfemenino con toques infantiles.

La moda coquettePinterest

Los orígenes de lo hiperfemenino: la revolución comienza en Tumblr

Para comprender completamente lo coquette, es esencial adentrarse en los orígenes de lo hiperfemenino y su estética, que emergieron en la red social Tumblr durante la década de 2010. Inicialmente asociada con la estética Lolitainspirada en la novela de Vladimir Nabokov, esta tendencia se diferencia al abrazar la feminidad sin llegar a sexualizarla.

La revolución coquette surge como un discurso en contra de las presiones y competencias constantes a las que se enfrentan las mujeres en una sociedad machista. Más que simplemente sinónimo de moños, lo coquette se convierte en una declaración que desafía la narrativa impuesta, especialmente en momentos como el auge del power suit femenino, cuando las mujeres ingresaron en la competencia por roles directivos. El poder y la autoridad, reflejados a menudo en la psicología del vestir, se redefinen a través de la estética coquette.

CoquettePinterest

Un ejemplo paradigmático de esta redefinición es el grunge de los años 2000, personificado por artistas como Avril Lavigne. En una sociedad que a menudo ve lo femenino como un estigma de debilidad, lo coquette surge como una afirmación de que lo delicado, romántico y dulce no está en conflicto con el poder y el liderazgo.

Coquette y su trayectoria histórica: un retorno a la elegancia del siglo XVII

Aunque la moda coquette ha alcanzado su apogeo en la era moderna, sus raíces históricas se remontan al siglo XVII. Un retrato de la reina Enriqueta María, con un corpiño de satén abrochado con lazos de color coral, es uno de los primeros indicios de esta estética. Sin embargo, su verdadero auge se dio en la época victoriana, como se refleja en obras como Too Early (1873) de James Tissot, que detalla la elegancia de los vestidos femeninos adornados con moños.

Lo coquette, lejos de ser una simple tendencia estética, se convierte así en un grito de empoderamiento femenino. No es solo un estilo, sino un discurso que desafía las normas preestablecidas y abraza la feminidad en toda su gloria, sin comprometer la fortaleza y la independencia de las mujeres modernas. La revolución coquette está en marcha, y su significado va más allá de la moda: es un llamado a abrazar todas las facetas de la feminidad con orgullo y determinación.

Por Agencias