“Esto ya lo he vivido”, “no es la primera vez que he estado aquí”, “me suena conocido”. Estas sensaciones son las que se producen cuando tenemos un déjà vu, una sensación de que estamos experimentando algo ya vivido.

Déjà vu es una expresión francesa que significa, literalmente, ‘ya visto’. Son vivencias nuevas que se experimentan como acontecimientos ya vividos. San Agustín, un filósofo de la antigüedad, se refirió por primera vez al concepto de déjà vu en el año 400 d.C. como «falsa memoria» por su parte, el filósofo francés Emile Boirac fue el primero en utilizar el término déjà vu en 1890.

El primer uso de la frase en el mundo científico fue de F.L. Arnaud, un neurólogo que propuso utilizarla en una reunión de la Societe Medico-Psychologique. ¿Pero qué hay detrás de esta sensación?

También lee: ¿Cuánto tiempo puedes pasar sin dormir?

¿Cómo y por qué se produce el déjà vu?

La clave está en que la persona se da cuenta de que en realidad no lo ha visto antes.iStock.

Se cree que el déjà vu puede ser el resultado de la colisión de dos corrientes de conciencia diferentes: la experiencia de reconocer una situación actual al mismo tiempo que una sensación de que se trata de un recuerdo inexacto. La clave está en que la persona se da cuenta de que en realidad no lo ha visto antes.

A veces, lo que ocurre es realmente una cuestión de percepción dividida. Alguien está procesando una visión dos veces porque puede haberse distraído o su visión estaba obstruida por algún motivo.

“La segunda percepción, que se da inmediatamente después de la primera, es la que se experimenta conscientemente, pero no resulta familiar porque no somos conscientes de la primera experiencia, que sólo procesamos parcialmente”, afirma un estudio publicado en Very Well Mind.

También lee: Los dèjá vu no son experiencias sobrenaturales

Alba María García, neuropsicóloga de Center Psicología, afirma que esto se produce por un fallo en el procesamiento de la memoria, que tiene lugar en el lóbulo temporal. García señala que es como si la memoria se organizara en tres sectores:

“En el primero de ellos, la información que se introduce pasa a una memoria de trabajo, que es una capacidad cognitiva que tenemos para poder manejarla”, explica. A continuación, “esta información pasaría a un segundo cajón, que es el de la memoria a corto plazo y, por último, al tercero, que corresponde a la memoria a largo plazo”.

Los científicos creen que el déjà vu permite comprender cómo funciona el sistema de la memoria cuando se descontrola un poco. Según Akira Robert O’Connor, psicólogo cognitivo de la Universidad de St. Andrews (Escocia) que investiga los déjà vu, la sensación puede surgir cuando partes del cerebro que reconocen situaciones familiares se activan de forma inadecuada.

Cuando esto ocurre, otra región del cerebro coteja esta sensación de familiaridad con el recuerdo de experiencias pasadas. Cuando no se encuentra ninguna coincidencia, el resultado es una sensación desconcertante de haberlo visto todo antes, acompañada de la certeza de que no es así.

También lee: 7 fenómenos que la ciencia no ha logrado explicar

Los déjà vu y las afecciones mentales

Se cree que el déjà vu puede deberse a una señalización anormal en el lóbulo temporal medio.iStock.

Aunque la sensación real de déjà vu es la misma en las personas con cerebros sanos y en las que padecen afecciones neurológicas, en cada uno de estos tipos suceden cosas distintas en el cerebro.

Las personas que lo experimentan con más frecuencia muestran menos materia gris que las que no lo hacen. La materia gris se encuentra en la parte más externa del cerebro y es la responsable de controlar el movimiento, la memoria y las emociones. Normalmente, cuanta más materia gris hay en un cerebro, mejor funcionamiento tiene.

En las personas con afecciones neurológicas, tres partes del cerebro se ven afectadas: el hipocampo, la circunvolución parahipocampal y el neocórtex temporal, áreas asociadas a la formación y retención de recuerdos.

En las personas con epilepsia y déjà vu, se han observado alteraciones en los circuitos de la memoria, mientras que en las personas «sanas» que experimentan déjà vu se observan alteraciones en los circuitos emocionales. Se cree que el déjà vu puede deberse a una señalización anormal en el lóbulo temporal medio, que rige el procesamiento de la memoria, especialmente los recuerdos visuales.

También lee: Psicofonías: ¿en realidad existen las voces del más allá?

Las personas que lo experimentan con más frecuencia muestran menos materia gris que las que no lo hacen.iStock.

Otros tipos de déjà vu que existen son los siguientes:

Déjà entendu: ya oído

Déjà éprouvé: ya experimentado

Déjà fait: ya hecho

Déjà pensé: ya pensado

Déjà raconté: ya contado

Déjà senti: ya sentido emocionalmente o ya olido

Déjà su: ya conocido (el conocimiento de)

Déjà trouvé: ya encontrado

Déjà vécu: ya vivido

Déjà voulu: ya deseado

Referencias:

Por Agencias