La música, como forma de expresión artística, tiene el poder de tocar los corazones de las personas de maneras inimaginables. Una de esas canciones icónicas que ha perdurado en el tiempo y ha cautivado a oyentes de todo el mundo es «Sabor a Mí». 

Esta obra maestra del bolero, escrita por el talentoso compositor Álvaro Carrillo, ha sido interpretada por una multitud de artistas a lo largo de los años. Sin embargo, pocos conocen la historia detrás de esta emotiva canción, que surgió de un momento de amor y licor.

El nacimiento de una joya musical

El 11 de julio de 1958 quedó marcado en la historia de la música cuando «Sabor a Mí» fue registrada oficialmente. Esta fecha señala el inicio de un viaje musical que conquistaría los corazones de innumerables amantes de la música romántica.

Eydie Gormé con Los Panchos elaborada con inteligencia artificialMid Journey | Brandon Pacheco

La interpretación inmortal de Los Panchos y Eydie Gormé

Aunque la canción ya había sido creada, su verdadera fama llegó en 1959 cuando el renombrado trío Los Panchos, en colaboración con la talentosa Eydie Gormé, la interpretó y la lanzó al escenario internacional. La combinación de las voces sensuales de Los Panchos y la increíble actuación de Eydie Gormé dio vida a la canción de una manera que conmovió a las audiencias de todo el mundo. Desde ese momento, «Sabor a Mí» se convirtió en un himno del bolero y un testimonio del poder duradero de la música romántica.

Un inusual homenaje desde Japón

La influencia de «Sabor a Mí» trasciende las fronteras y ha llegado a lugares inesperados. Uno de estos momentos extraordinarios ocurrió cuando el cancionista japonés Yoshiro Hiroishi visitó la Ciudad de México. Profundamente conmovido por la obra de Álvaro Carrillo, Hiroishi buscó al compositor oaxaqueño en el lugar donde se presentaba. Vistiendo trajes tradicionales japoneses, el cantante japonés interpretó «Sabor a Mí» como muestra de su respeto y admiración por el maestro Carrillo. Este conmovedor gesto demuestra cómo la música puede unir a personas de diferentes culturas y lenguajes a través de su belleza universal.

Así nació Sabor a Mi… en una noche de amor y licor

La historia de cómo nació «Sabor a Mí» es un relato de amor y pasión. En diciembre de 1957, Álvaro Carrillo estaba comprometido con Ana María Incháustegui, y los dos se encontraban en una velada romántica a la luz de las velas. En ese íntimo momento, Carrillo bebía coñac y besaba a su amada, sumidos en el placer de su compañía. Sin embargo, Ana María, con cariño y humor, le reclamó que estaba bebiendo en exceso y que, debido a sus besos y el sabor del licor en sus labios, la estaba embriagando. Fue entonces cuando Carrillo, con una respuesta llena de ternura y genialidad, pronunció las palabras que se convertirían en el alma de una de las canciones más hermosas jamás escritas: «Lo que llevas en la boca no es sabor a licor, es sabor a mí».

Álvaro y Ana María juntosSabor a mi padre

Ambos, poetas en el alma y cómplices en el arte, supieron al instante que esta frase y ese momento debían ser inmortalizados en una canción. Sin embargo, ni Carrillo ni Ana María podían imaginar que «Sabor a Mí» se convertiría en el bolero más romántico y emblemático de todos los tiempos. Esta canción, nacida de un beso de amor y el sabor del licor, llegaría a los corazones de millones de personas en todo el mundo.

Un trágico adiós a Álvaro Carrillo

El maestro Álvaro Carrillo, autor de esta joya musical, trágicamente nos dejó el 3 de abril de 1969. Este talentoso compositor y cantautor perdió la vida en un accidente automovilístico en la autopista México-Cuernavaca, mientras regresaba de la toma de posesión del gobernador del Estado de Guerrero. En ese fatídico accidente, Carrillo, su esposa y el chofer perdieron la vida, dejando atrás un legado musical que seguiría tocando los corazones de las generaciones futuras.

«Sabor a Mí» se ha convertido en un himno atemporal del amor y la pasión, y su historia refleja la magia que puede surgir de un momento de amor compartido. A través de su música, Álvaro Carrillo vive eternamente en los corazones de aquellos que encuentran consuelo y alegría en las notas de esta canción inolvidable. Su legado perdura en la historia de la música, y su historia personal nos recuerda que el arte puede surgir de los momentos más simples y profundos de la vida.

«Sabor a Mí» es mucho más que una canción; es una obra maestra nacida del amor y la inspiración, y su legado perdurará en la música y el corazón de las personas por generaciones venideras.

Por Agencias