Debido a un «acuerdo informal» en la sociedad y la cultura que todavía persiste en México, la algunas mujeres suelen tener mayor número de responsabilidades en el hogar, lo que las limita en la búsqueda y obtención de un empleo formal, en consecuencia, representa la falta de una jubilación digna.

De acuerdo con un estudio de equidad de género realizado por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), el nivel de beneficio de las mujeres, en comparación con el hombre, es de alrededor del 40% menos en cuanto a la cantidad cotizada para la jubilación pues, a pesar de que la lucha por la equidad de género ha presentado resultados favorables, aún quedan presenten algunas problemáticas de desigualdad.

Para proyectar el panorama que se vive en Sonora, Silvia Álvarez Amaya, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), compartió para El Sol de Hermosillo datos que demuestran esta realidad de las mujeres y la falta de una jubilación digna, no sólo a nivel Estado sino en todo el país e incluso el mundo.

Lee también: ¿Te ha interrumpido un hombre mientras hablas? Identifica el manterrupting

“A pesar de los esfuerzos de organismos, las mujeres nos enfrentamos a desarrollar distintos roles en nuestra vida, por cuestión cultural, de usos y costumbres, nos hacemos cargo de la crianza de los hijos, en ocasiones corre por nuestra cuenta el cuidado de los adultos mayores y ese tipo de situaciones sí se ve mermada en relación a la vida profesional porque representa una carga adicional que no nos coloca en igualdad de oportunidades”, puntualizó.

Cumplir con estos roles puede truncar la preparación profesional de las mujeres, al igual que su desarrollo dentro de un área de trabajo formal, ya que se requiere una mayor demanda de tiempo para desempeñar las actividades de las que, consciente o inconscientemente se hacen responsables.

La búsqueda por estar a la par en la vida profesional es una situación que, si bien presenta mejora, se requiere un mayor involucramiento de autoridades que apoyen a las empresas que buscan una igualdad de género en el ámbito laboral, pues se ha comprobado que el trabajo en equipo de hombre y mujer resulta ser más efectivo.

Sonora es un estado con alta presencia de mujeres en el sector minero, y no específicamente en áreas de trabajo administrativo, sino que hay quienes desempeñan actividades operativas en campos de ingeniería, de igual manera en el sector de manufactura, cuando tiempo atrás resultaba casi imposible que esto ocurriera.

“Cuando una mujer sale a trabajar, el ingreso que recibe va directamente a los hogares, ese dinero se destina a pagos de servicios, mejoras para el hogar, cubrir todas las necesidades que hay, va planeando cómo generar una mejor calidad de vida a largo plazo para su familia, y el hombre tiene una disciplina un poquito distinta en el sentido de que cubre esas necesidades, pero muchas veces hay cierto recurso que no se destina”, detalló.

El impacto social que genera la falta de oportunidad de empleo para las mujeres se ve reflejado directamente en el bienestar para la familia y, sobre todo, en el bienestar social, por lo que, para lograr una jubilación justa, la presidenta de Canacintra propone la formación de un programa colectivo que busque disminuir la informalidad de trabajo de este sector de la población, mientras que en la organización se realizan esfuerzos para mejorar dicha situación.

En Sonora el 40% de los hogares, las mujeres son jefas de familia

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los hogares (Endireh), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en su más reciente estudio, realizado en 2021, detalla que en Sonora un 40% de los son hogares son jefaturados por mujeres, cifra que ha ido en aumento.

Al respecto, Gabriela Herrera, directora de la Asociación Civil Jurídicas Feministas, identifica dicho porcentaje a que, probablemente el 40% de los padres de familia son deudores alimenticios y, en algunos casos, han abandonado a sus hijos, por lo que la mujer debe hacerse cargo.

Como abogadas, dijo, desde la asociación les corresponde buscar a esos hombres que en ocasiones no aceptan aportar mínimos 300 pesos, por lo que les demanda un mayor esfuerzo laboral a las mujeres y madres de familia, lo que se refleja en una necesidad de aceptar cualquier trabajo, así sea “informal”.


En este sentido, Gabriela Herrera explicó que se apuesta al trabajo de prevención, es decir al cambio en las estructuras sociales y a un cambio legislativo en la Ley Federal de Trabajo, para que las mujeres que se involucran en la economía fuera del sistema sean tomadas en cuenta para poder formalizar su rol dentro de cualquier empresa.

En un trabajo de investigación desarrollado por la directora de Jurídicas Feministas A.C., detalla que muchas mujeres son empleadas en negocios liderados por hombres, donde la mayor parte del trabajo lo realizan ellas con un mínimo de porcentaje en las ganancias y que, además, ese recurso lo utilizan directamente para necesidades de sus hijos.

“Obviamente hay una visión e históricamente a nosotras no nos han permitido llegar a la economía porque primero dependes económicamente de tus padres y después de un esposo, por eso tiene que haber una educación en la economía de las mujeres y también cambiar estas normas sociales que permean para que las mujeres no tengan más accesos”, detalló.

Asimismo, reiteró que dentro del colectivo realizan campañas de apoyo para beneficio de todas, donde, quienes no cuentan con un empleo digno y requieren solventar ciertos servicios, realizan una vendimia de comida que entre todas adquieren, para que así, cuenten con un recurso rápido en el momento que lo requieran.

De igual manera, se encargan de asesorar de manera legal a las mujeres que se encuentran en una situación de injusticia, ya sea por un problema de pensión alimentaria o por falta de oportunidad laboral de manera injustificada, además cuentan con un proyecto enfocado en el desarrollo económico de este sector de la población, se capacita desde el llenado de solicitud de empleo hasta la manera de cómo responder en una entrevista e incluso la manera de vestir para una de ellas.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

La solución para esta realidad de una jubilación digna para mujeres, tendría que combatirse desde la raíz, con esfuerzos conjuntos de autoridades legales y empresas y, como una de las propuestas por parte de líderes feministas, se habla de mayores facilidades en cuanto al cuidado de los hijos, ya que la demanda de tiempo limita a su desarrollo profesional, por lo que, de contar con espacios de cuidado como guarderías dignas, se combatiría una de las principales brechas para que una mujer se desempeñe en el ámbito laboral de manera formal y poder así, recibir una jubilación justa y equitativa a la actividad que realice.

¿Ya nos sigues en Instagram? Encontrarás fotografías, videos y más

Con Información de El Sol de Hermosillo

Por Agencias