El ejército israelí siguió bombardeando este jueves la Franja de Gaza, sobre todo Jan Yunis y el paso fronterizo de Kerem Shalom, al margen de las conversaciones para lograr una tregua en el conflicto que lo enfrenta con el movimiento islamista Hamás.

Jan Yunis, la mayor ciudad del sur del territorio palestino asediado desde el 9 de octubre, volvió a ser bombardeada tras recientes ataques, según imágenes de AFPTV.

Según Hamás, Israel también bombardeó el cruce fronterizo de Kerem Shalom entre Israel y la Franja, matando a cuatro personas, incluido el director del punto de paso, Bassem Ghaben.

Las autoridades gazatíes anunciaron el miércoles que las operaciones militares israelíes dejaron 20,000 muertos en el enclave desde el inicio de la guerra, incluidos al menos 8,000 niños y 6,200 mujeres.

El ejército israelí indicó el jueves que mató a más de 2,000 combatientes palestinos en Gaza desde el 1 de diciembre, cuando terminó una tregua de una semana durante la cual se procedió al canje de rehenes en manos de Hamás por palestinos presos en Israel.

Israel también señaló que su fuerza aérea bombardeó 230 objetivos en Gaza en las últimas 24 horas.

Israel prometió destruir a Hamás, que gobierna la Franja de Gaza desde 2007, tras los sangrientos ataques del 7 de octubre del movimiento islamista en el sur de Israel que dejaron unos 1,140 muertos, según un balance de AFP basado en los últimos datos israelíes.

En esa incursión, unas 250 personas fueron tomadas como rehenes y 129 siguen cautivas en Gaza, según Israel.

Hamás aseguró este jueves que el objetivo israelí de eliminarlo «está condenado al fracaso», según un mensaje de audio de Abu Obeida, portavoz del brazo militar de la organización islamista palestina.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnur) reclamó que Israel abra una investigación sobre «la posible perpetración de un crimen de guerra» de sus fuerzas en Gaza, afirmando haber recibido «informaciones preocupantes» sobre la muerte de «11 hombres palestinos no armados» en la ciudad de Gaza.

Negociaciones de tregua

En el plano diplomático, se prosiguen los esfuerzos en varios frentes para lograr una nueva tregua.

A finales de noviembre, una pausa en los combates, de una semana, permitió la liberación de 105 rehenes y de 240 palestinos detenidos por Israel, además de la llegada de ayuda al territorio palestino, presa de una catastrófica crisis humanitaria.

Uno de los rehenes liberados, Ofir Engel, de 18 años, participó el miércoles en una ceremonia con varios allegados y familiares de rehenes en el kibutz Beeri, donde había sido secuestrado.

«Uno de los momentos más difíciles fue cuando los terroristas nos sumieron en una oscuridad total, con bombas cayendo sin cesar a nuestro alrededor», declaró. «Yo estuve allí y mientras los rehenes estén allí, están en peligro, en todo momento […] Todos deben volver a casa, ya», declaró.

El jefe de Hamás, Ismail Haniyeh, viajó a El Cairo el miércoles para discutir sobre una nueva «tregua provisional de una semana a cambio de la liberación por parte de Hamás de 40 prisioneros israelíes, mujeres, niños y hombres», explicó a AFP una fuente próxima al movimiento islamista.

Ziad al Nakhala, jefe de Yihad Islámica, un movimiento aliado de Hamás y que también tiene rehenes en sus manos, también visitará El Cairo la próxima semana, según una fuente de la organización.

En paralelo, Israel discute con Catar y Estados Unidos para intentar conseguir una tregua que conduzca a la liberación de rehenes.

Un alto cargo israelí explicó que «hubo algunos avances» tras «dos reuniones con los cataríes la semana pasada”.

«Estamos dispuestos a negociar una nueva fórmula sobre (la liberación de) los rehenes. (…) Para ello, necesitaremos una nueva pausa humanitaria como la primera (a finales de noviembre). Pero antes y después de eso, estamos comprometidos en lograr nuestro principal objetivo que consiste en acabar con la existencia de Hamás», añadió.

El ministro de Relaciones Exteriores británico, David Cameron, insistió en pedir «un alto el fuego duradero”.

Entretanto el presidente francés, Emmanuel Macron, se reunió con el rey de Jordania, Abdalá II, para agilizar el envío de ayuda humanitaria.

Todos los gazatíes enfrentan riesgo de hambruna

La totalidad de los 2.3 millones de habitantes de Gaza se enfrenta a niveles de hambre críticos y al riesgo de hambruna aumenta cada día, publicó el jueves un organismo respaldado por la ONU.

La proporción de hogares en Gaza afectados por altos niveles de inseguridad alimentaria aguda es la mayor jamás registrada en el mundo, según un informe de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria por Fases (CIF).

La situación humanitaria en Gaza se ha deteriorado rápidamente desde que Israel inició una operación militar de gran envergadura el 7 de octubre, con intensos ataques aéreos y una ofensiva terrestre que ha arrasado amplias zonas del enclave desde entonces, en respuesta a una impactante y mortífera incursión en Israel de militantes del grupo Hamás, que gobierna Gaza.

Los camiones que traen ayuda desde Egipto han llevado algunos alimentos, agua y medicinas, pero Naciones Unidas dice que es solo el 10% de lo que necesitan los habitantes del territorio, la mayoría de los cuales han sido desplazados.

«Existe riesgo de hambruna y aumenta cada día que persiste o empeora la actual situación de intensas hostilidades y acceso humanitario restringido», dijo el CIF sobre Gaza.

La distribución de ayuda dentro de Gaza se ha visto obstaculizada por las operaciones militares, las inspecciones de la ayuda exigidas por Israel, los cortes en las comunicaciones y la escasez de combustible.

Algunos gazatíes desesperados han saltado sobre los camiones de ayuda para intentar hacerse con los escasos suministros de alimentos y otros bienes. Se ha informado de residentes que comen carne de burro y de pacientes demacrados que buscan ayuda médica.

La CIF, elaborada por una asociación que incluye organismos de la ONU y de ONG, establece la norma mundial para determinar la gravedad de una crisis alimentaria mediante un complejo conjunto de criterios técnicos

El Consejo de Seguridad de la ONU intentará nuevamente este jueves aprobar una resolución para acelerar el abastecimiento de ayuda a Gaza, pero podría volverse a topar con el veto de Estados Unidos.

Washington dijo estar trabajando «activamente» para lograr la aprobación de la resolución.

Con información de AFP y Reuters

Por Agencias