RAMALA, Territorios Palestinos- Tiendas, escuelas y oficinas gubernamentales cerraron este lunes en Cisjordania ocupada y Jerusalén Este por una huelga de los palestinos para protestar contra la ofensiva de Israel en la Franja de Gaza.

Cerca de 18,200 palestinos han muerto hasta ahora en el territorio, en su mayoría mujeres y niños, así como 104 soldados israelíes, según las últimas cifras.

Muchos palestinos participaron en la huelga y estaban previstas manifestaciones en Cisjordania, según Essam Abu Baker, coordinador de las facciones palestinas en Ramala.

Según él, la protesta forma parte de un esfuerzo global para presionar a Israel para que detenga la guerra y dijo que también hay huelgas en partes de Jordania y Líbano.

En Líbano, instituciones públicas, bancos, escuelas y universidades cerraron después de que el gobierno decretara una huelga nacional en solidaridad con Gaza y con las zonas fronterizas del sur, donde se han intensificado los tiroteos, principalmente entre Israel y Hezbolá.

El paro también se observó en el distrito occidental de Esenyurt, en Estambul, Turquía, donde muchas empresas son propiedad de residentes de los territorios palestinos, Siria, Yemen e Irán.

«La huelga de hoy no es solo en solidaridad con Gaza, sino también contra Estados Unidos, que utilizó su veto en el Consejo de Seguridad contra una tregua», dijo, refiriéndose al rechazo estadounidense de una resolución de alto el fuego el viernes.

En las últimas horas la ciudad de Jan Yunis, en el sur de Gaza, fue de nuevo objeto de bombardeos israelíes y también hubo combates en el centro y norte del territorio.

Hamas, que desencadenó la guerra con sus ataques del 7 de octubre en los que murieron 1,200 personas en el sur de Israel, advirtió que los 137 rehenes todavía retenidos en Gaza no sobrevivirían al conflicto a menos que Israel cumpla con sus demandas y libere a más prisioneros palestinos.

«No tengo elección”

En una concentración en Ramala, sede de la Autoridad Palestina, los manifestantes desplegaron una enorme lista de nombres de víctimas en Gaza y hubo familias enteras que salieron a la calle.

«Todo lo que podemos hacer es participar», dijo un anciano entre la multitud. «No tenemos nada más».

Según fotógrafos de AFP también hubo una huelga en la ciudad de Naplusa, en el norte de Cisjordania, y en Hebrón, en el sur, donde hubo una manifestación.

En la Ciudad Vieja, en Jerusalén Este, muchas tiendas estaban cerradas.

«Queremos que se detenga la guerra», dijo Naser, de 65 años, dueño de una cafetería y que solo dio su nombre de pila. No ha tenido noticias de sus amigos en Gaza, devastada por la guerra desde hace semanas, y no sabe si están vivos o muertos.

Según él cerrar su tienda no tendrá muchas consecuencias. «No hacemos negocios desde que comenzó la guerra», asegura, porque la violencia hizo desplomarse el número de visitantes.

Por Agencias