A través de la creación de chinampas-refugio, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) trabaja junto a chinamperos de Xochimilco para rescatar a los ajolotes o axolotes mexicanos, especie que sólo existe en los humedales de este esta zona al sur de la Ciudad de México y se encuentra en peligro de extinción.

Luis Zambrano, investigador del Instituto de Biología de la UNAM, explica que las chinampas-refugio son un espacio seguro construido para el Ambystoma mexicanum, donde están protegidos ante depredadores así como la contaminación del agua de los canales.

“Es utilizar las chinampas que forman un laberinto de canales y en ese laberinto se puede poner filtros a las entradas y salidas para que no entren las carpas y las tilapias, que son una gran amenaza para los axolotes y para que mejore la calidad del agua”, señala en entrevista con Expansión Política.

Actualmente, hay 40 chinampas-refugio a lo largo de 5 kilómetros de canales rehabilitados, en una relación donde los chinamperos cuidan y mantienen el espacio de los axolotes y ellos reciben apoyo económico para conservar las técnicas tradicionales de cultivo en chinampa, además de contar con una mejor calidad de agua para sus productos.

Este proyecto también se destaca por preservar a los axolotes en vida silvestre, a diferencia de otros esfuerzos que promueven su conservación y reproducción pero en cautiverio.

“Una especie no es una especie si no está en su hábitat y el hábitat de los axolotes no son las peceras que podemos tener aquí, en Alemania o en Corea.

“Lo importante de una especie es que pueda sobrevivir en su hábitat porque en su hábitat evolucionó y en mantiene sus características silvestres. Hemos visto con colegas de la Universidad de Kentucky que en su hábitat mantienen su capacidad de regeneración que van perdiendo cuando están en cautiverio generación tras generación”, comparte el investigador del Instituto de Biología de la UNAM.

Por ello se ha lanzado la campaña AdoptAxolotl, con la que se invita a donar desde los 200 pesos en el sitio restauracionecologica.org para colaborar a mantener e incrementar el número de chinampas-refugio, con lo que se obtiene un certificado de adopción.

“Este financiamiento de la adopción va a los chinamperos para que sigan manteniendo ese trabajo y les permita vivir de manera digna porque lo merecen a partir del apoyo que realizan para el mantenimiento de Xochimilco y de los axolotes”, sostiene Zambrano.

Las aportaciones mayores a 20,000 pesos pueden ser deducibles de impuestos, para lo cual se recomienda escribir un correo a [email protected] .

El año anterior se recaudaron 400,000 pesos en donaciones y el objetivo para este ciclo 2023-2024 es llegar al millón de pesos.

Por Agencias