El líder supremo de Rusia, Vladimir Putin, ni siquiera estaba mirando a la cámara cuando anunció el viernes que su objetivo es permanecer en el Kremlin al menos otros seis años al frente de la mayor potencia nuclear del mundo.

Tras condecorar con las medallas de «Héroe de Rusia» a los soldados que habían luchado en Ucrania, algunos de los hombres y madres de los caídos se abalanzaron sobre uno de los líderes mejor custodiados del mundo en el Gran Palacio del Kremlin.

Artyom Zhoga, un teniente coronel nacido en la Ucrania de la era soviética que lucha por Rusia, pidió a Putin que volviera a presentarse: «Usted es nuestro presidente, nosotros somos su equipo. Lo necesitamos. Rusia lo necesita».

Putin le dio las gracias. «No voy a ocultar que he tenido diferentes pensamientos en distintos momentos, pero ha llegado el momento de tomar una decisión. Me presentaré al cargo de presidente», dijo, con sus palabras amortiguadas captadas por un micrófono cercano y de espaldas a la cámara.

Otros, entre ellos Sapizhat Mazayeva, madre de un soldado caído y condecorado como héroe de Rusia, dijeron al presidente de 71 años y exespía del KGB que su trabajo debía continuar.

El escenario del anuncio de Putin, rodeado de soldados condecorados y madres de efectivos caídos, puede ser un indicio de cómo se percibe su Gobierno, y algunos observadores del Kremlin dijeron que podría dar pistas sobre el futuro de la guerra de Ucrania.

«Putin acude a las urnas como líder militar de un país en guerra», dijo Sergei Markov, exasesor del Kremlin. «Esto es exactamente lo que dice la elección del lugar de la declaración: a petición de los oficiales, héroes de Rusia, héroes de la guerra en Donbás».

Markov dijo que el mero hecho de aceptar presentarse a petición de Zhoga, que nació en Donetsk y cuyo Batallón Esparta luchó junto a las fuerzas respaldadas por Rusia en el este de Ucrania antes de la invasión de 2022, indica que Putin quiere apoderarse de toda la región de Donbás.

Rusia controla actualmente algo menos de una quinta parte de Ucrania, incluida Crimea. Pero sus fuerzas no controlan Donbás -que consta de las provincias de Donetsk y Luhansk- en su totalidad.

Ucrania dice que no descansará hasta expulsar a todos los soldados enemigos, aunque la contraofensiva de Kiev este año no ha logrado perforar las líneas rusas.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, que ha dicho en las últimas semanas que esperaba que Putin se presente, sostuvo que el anuncio fue espontáneo y negó que la escena hubiera sido preparada de antemano.

«Le hicieron una pregunta y la respondió. Sí, es completamente espontáneo», dijo Peskov. «Reaccionó a los llamamientos de la gente heroica, así que sí, fue una reacción al llamamiento de la gente».

Putin, que recibió la presidencia de manos de Boris Yeltsin el último día de 1999, lleva más tiempo como presidente que cualquier otro gobernante de Rusia desde Josef Stalin, superando incluso el mandato de Leonid Brézhnev entre 1964 y 1982.

Al acceder a los deseos de los soldados que luchan en Ucrania, Putin pudo subrayar que su liderazgo será necesario mientras Rusia enfrenta a Occidente en la mayor confrontación de este tipo desde la crisis de los misiles cubanos de 1962.

«Se puede ver que Rusia y Putin, a la cabeza de Rusia, han liderado un proceso de cambios tectónicos, desplazamientos tectónicos», dijo Peskov. «Rusia está muy decidida a defender sus intereses».

Dentro de Rusia, Putin se presenta como un líder que ha salvado al país de la espiral de declive catastrófico que siguió a la desintegración de la Unión Soviética en 1991. Según algunas encuestas, su índice de aprobación supera el 80%.

Por Agencias