El heredero empresarial Daniel Noboa enfrentará importantes desafíos mientras busca revivir la maltrecha economía de Ecuador y abordar el aumento de la criminalidad durante un corto mandato presidencial de 17 meses, después de ganar la presidencia en el balotaje del domingo.

Noboa, de 35 años, prometió en su discurso de victoria reconstruir el país, que ha tenido problemas económicos desde la pandemia de coronavirus, lo que ha empujado a muchos miles de ecuatorianos a emigrar.

«Mañana empezamos a trabajar por este nuevo Ecuador (…) para reconstruir un país que ha sido gravemente golpeado por la violencia, por la corrupción y por el odio», dijo el próximo gobernante desde su casa en Olón (suroeste), acompañado de su esposa embarazada y rodeado de un robusto esquema de seguridad.

Hasta hace unos meses casi un desconocido en la política, Noboa aseguró que buscará «devolverle la paz» al país.

La victoria de Noboa eliminó algunos riesgos inmediatos de mercado que podrían haber surgido si su rival, la izquierdista Luisa González, protegida del expresidente Rafael Correa, hubiera sido elegida en su lugar, dijeron analistas.

Los bonos ecuatorianos se recuperaron tras la votación, ya que la experiencia empresarial de Noboa proporcionó un impulso a los inversores que habían visto caer la deuda del país en dólares en alrededor de un 17% este año.

«En general, los inversores probablemente se sentirán tranquilos con los resultados electorales, ya que los participantes del mercado vieron a Noboa como un candidato más proempresarial en comparación con su rival más estatista», escribieron analistas de Goldman Sachs en una nota del lunes.

«Los riesgos de que las políticas se vuelvan más populistas persisten, ya que la atención de la administración entrante se centrará rápidamente en las próximas elecciones generales de febrero de 2025», añade la nota. «No anticipamos que la administración de Noboa esté en condiciones de llevar a cabo reformas estructurales profundas».

Noboa asumirá el cargo en diciembre y completará el mandato de la actual administración hasta mayo de 2025.

J.P.Morgan dijo en una nota separada que cualquier consolidación fiscal durante el mandato de Noboa es poco probable, especialmente si el fenómeno climático de El Niño causa presiones económicas significativas, pero una reestructuración total de la deuda es poco probable.

Noboa se ha comprometido a atraer inversión extranjera y crear empleos para los jóvenes, pero también ha dicho que equilibrará el cumplimiento de las obligaciones de la deuda externa del país con las necesidades de la población.

Ecuador ha recurrido repetidamente a financiamiento multilateral desde la pandemia.

Quedan dudas sobre si Noboa seguirá un camino ortodoxo en la economía, añadió J.P.Morgan, porque ha dicho que podría recurrir a unos 1,500 millones de dólares en reservas internacionales si fuera necesario.

La campaña de Noboa ha dicho que anunciará la elección de su gabinete la próxima semana.

Triunfos rápidos

Noboa prometió abordar el fuerte aumento del crimen con una nueva unidad de inteligencia, armas tácticas para las fuerzas de seguridad, barcos prisión para albergar a los convictos más peligrosos y una presencia reforzada en puertos y aeropuertos, puntos críticos para el tráfico de drogas.

El aumento de la violencia, que el gobierno saliente atribuye a las bandas de narcotraficantes, alcanzó su punto máximo durante la campaña con el asesinato en agosto del candidato anticorrupción Fernando Villavicencio cuando salía de un acto de campaña en Quito.

Noboa necesitará garantizar algunas victorias rápidas en materia de seguridad durante sus primeros 90 días en el cargo para calmar las presiones sociales y políticas, añadió J.P.Morgan.

Con casi todas las urnas contadas, Noboa obtuvo el 52% de los votos frente al 48% de González, según datos oficiales.

La victoria de Noboa cumple una ambición familiar de larga data, ya que creció acompañando a su padre, el magnate bananero Álvaro Noboa, durante sus intentos fallidos de convertirse en presidente.

Noboa renunció a la empresa familiar para postularse a la Asamblea Nacional en 2021, donde sirvió hasta que el presidente saliente Guillermo Lasso lo disolvió y convocó a elecciones para evitar un juicio político por cargos de que ignoró las advertencias de malversación de fondos en una empresa estatal. Él ha negado los cargos.

Lasso dijo en redes sociales a última hora del domingo que estará encantado de ver a Noboa en el palacio presidencial el martes.

Noboa, que será el presidente más joven de la historia reciente de Ecuador, podría postularse nuevamente en las elecciones programadas regularmente para ese año.

Durante su campaña, hizo especial hincapié en cortejar a los jóvenes, y algunos de sus partidarios promocionaron su victoria como un nuevo comienzo para la política del país.

Por Agencias