El presidente Joe Biden prometió el domingo que Estados Unidos no abandonará a Ucrania a pesar de que se haya retirado la ayuda de un acuerdo temporal para evitar el cierre del gobierno, e instó a los republicanos a «dejar de jugar» con la financiación.

«Quiero asegurarles a nuestros aliados estadounidenses, al pueblo estadounidense y al pueblo de Ucrania que pueden contar con nuestro apoyo. No los abandonaremos», dijo Biden en un discurso desde la Casa Blanca

La Cámara de Representantes de Estados Unidos y el Senado aprobaron este sábado un proyecto de ley de financiación presupuestal temporal en un paso clave para evitar un cierre del gobierno federal, pero esta crisis presupuestal tiene repercusiones directas en la guerra de Ucrania. La Casa Blanca pidió inicialmente que el presupuesto aprobado por los representantes incluyera 24,000 millones de dólares en ayuda militar y humanitaria para Kiev.

Consciente de los problemas políticos de su gran aliado estadounidense, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, acudió al Congreso la semana pasada para intentar convencer a Washington de que lo ayude cruzar «la línea de llegada» ante Rusia.

¿Por qué la economía de Estados Unidos podría quedar paralizada?

En un contexto de desacuerdos entre los dos bandos, pero también entre los propios conservadores, Kevin McCarthy, presidente de la Cámara de Representantes, convocó una votación el sábado sobre una nueva medida para evitar la parálisis del gobierno federal, que sin embargo requeriría el apoyo de los demócratas.

Se trata de adoptar una medida de emergencia (conocida como «stopgap») que permitiría seguir financiando el gobierno durante 45 días más, pero sin ninguna ayuda para Ucrania, un punto de importante discordia para los demócratas.

«Pido a republicanos y demócratas que dejen a un lado sus diferencias políticas. Piensen en los estadounidenses», dijo McCarthy el sábado.

En una entrevista con el medio NPR, la Secretaria del Tesoro Jannet Yellen compartió que «es realmente imprudente e impondrá un daño inmediato, que se intensificará con el tiempo».

Un gran temor es que un cierre del gobierno pueda llevar a la economía estadounidense a una recesión. «No quiero predecir eso», dijo Yellen. «Pero creo que es un factor de riesgo». En su última conferencia de prensa, tras la última reunión de la Reserva Federal, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que un posible cierre formaba parte de «una larga lista» de obstáculos que enfrenta la economía estadounidense.

Por Agencias