Variante Ómicron no daña tanto a los pulmones: López-Gatell

Al señalar que el presidente Andrés Manuel López Obrador, tiene “un proceso de vías respiratorias altas, ¿la causa?, ya se sabe, es el virus SARS-CoV-2 causante de COVID”, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez explicó que la variante Ómicron, “que en este momento se está convirtiendo la preponderante en México Igual que en otras partes del mundo”, con una “rápida ocurrencia de muchos casos con la relativa ocurrencia lenta del incremento hospitalizaciones.

A diferencia de la variante Delta, Ómicron, tiene un predominio por la vía respiratoria alta: la laringe, la faringe y la tráquea, incluso los segmentos de los bronquios principales, pero… esta variante tiene menor probabilidad o proporción de daño en los pulmones. Entonces, el cuadro clínico de Ómicron, la enfermedad por Ómicron, es más parecida a el catarro común; es una enfermedad que predomina en la que predomina la afección respiratoria alta pero con menor probabilidad de afección a los pulmones”.

López-Gatell subrayó que “las personas vacunadas con el esquema primario y con mayor razón las que ya tienen el refuerzo, tiene una menor probabilidad de tener daño pulmonar y la enfermedad cursa más breve que el COVID causado por las variantes previas, incluida Delta y la recuperación ocurre en pocos días”, apuntó.

“Veníamos ya de bajada y súbitamente empieza un ascenso rápido de casos con multiplicación, muy acelerada… ¿cuántos de estos casos acabaron en hospital?, una proporción mucho menor de lo que ocurría antes de estar vacunados y de lo que ocurría con la variante Delta”, aclaró el funcionario federal.

Ver imagen en Twitter

En el estado actual de la hospitalización por COVID “tenemos aproximadamente la quinta parte o menos de las unidades COVID ocupadas cuando estamos viendo este aumento de casos”, pero, enfatizó López-Gatell, “la enorme mayoría tiene un cuadro clínico leve, con ronquera, algunos pueden tener fiebre, con tos seca, pero no con daño pulmonar que les haga llegar al hospital”.

Y, en el caso de los fallecimientos por COVID, que se redujeron conforme avanzaba la vacunación, “las defunciones no han aumentado, aún cuando las defunciones tienen un desfase y se presentan de 14 a 21 días después de cuando empiezan a aumentar los casos, eventualmente van a subir, pero muy poco comparado con lo que hubiera ocurrido en ausencia de vacunación o con otras variantes; con Ómicron, esto no está ocurriendo”, remarcó.

Al referirse al aumento en la demanda de aplicarse una prueba de detención de COVID, López-Gatell dijo que “eso puede representar un problema para el mundo entero porque la capacidad de fabricar pruebas covid es limitada… estamos haciendo un llamado: sí se tienen síntomas, tos, dolor de garganta, ronquera, fiebre incluso, hay que pensar en que se tiene una infección respiratoria… pero en lugar de correr al kiosco, a hacerse una prueba, lo que hay que hacer es quedarse en casa para evitar contagiar a otras personas; sin embargo, hay que vigilar nuestro estado de salud, estar pendiente de nuestra capacidad de respirar, monitorear la oxigenación con un oximetro de pulso es muy importante. Reiteró la necesidad de mantener la sana distancia, el lavado de manos y el uso de cubrebocas, aplicar el estornudo y las tos de etiqueta dirigida al codo, evitar aglomeraciones y vacunarse.

“Serenarnos, es muy importante no caer en pánico. El ver una cantidad de casos importante en el sitio de trabajo o entre amigos, familiares, que de repente haya muchos contagiados nos puede causar ansiedad, miedo, ángulos y si se tiene claridad de la información podemos ver que (con la variante Ómicron, el COVID) es una enfermedad que causa menor probabilidad de complicaciones”, resaltó López-Gatell.

“La prevención de Ómicron es igual que la prevención de todas las demás variantes y lo más importante es vacunarse, es el efecto más importante que se tiene de reducción de riesgo enfermedad grave”, insistió el responsable de la estrategia federal ante la propagación del Coronavirus.

López-Gatell indicó que próximamente se abrirá la vacunación de refuerzo para 40 años en adelante en macro puestos; los mayores de 60 ya recibieron su refuerzo en un 51%; en el caso del personal de salud la cobertura va en un 32%.

Asimismo, continua la aplicación de dosis a rezagados, a embarazadas, a niñas niños adolescentes desde los 12 años cuando se tiene comorbilidad, a los de 15 a 17 años cuando no se tienen enfermedades. crónicas y también al personal educativo.

Al día, 82.5 millones de personas ya han sido vacunadas contra el COVID-19 en México y 91% ya tienen el esquema completo. La cobertura nacional es de 88% y todavía tres entidades federativas están por abajo del 80%.

El subsecretario de Salud indicó que el país ha recibido poco más de 201 millones de dosis de estas vacunas y apenas el sábado pasado llegó un embarque de 2.7 millones de dosis de Moderna para el personal educativo.

Con Información de MVS Noticias

A %d blogueros les gusta esto: