Te damos consejos para superar la cuesta de enero

La cuesta de enero es una de las peores amarguras financieras que enfrentan muchas personas año con año. Te damos a continuación algunos consejos para evitar y superar esta época.

La cuesta de enero se espera cada año y, sin embargo, siempre toma por sorpresa a muchos. Este es un fenómeno financiero que ocurre cuando las personas sienten que tienen poco dinero para sortear el inicio del año.

Esta dificultad económica no es una ilusión: en enero suelen subir tarifas de servicios, así como los precios de productos y trámites. A esto se debe sumar el gasto excesivo en el que muchos incurren durante las fiestas decembrinas.

¿Qué puedes hacer para evitar la cuesta de enero?

Lo mejor, por supuesto, es prevenir y ahorrar. Si está dentro de tus posibilidades, aparta una porción de tu aguinaldo para sortear la cuesta de enero sin descalabrar tu economía.

Por otro lado, es importante realizar las compras navideñas con mesura. No caigas en compras impulsivas, adquiriendo productos que realmente no necesitas.

Si consideras comprar algo a meses sin intereses, procura que el plazo de pago no exceda los 12 meses. En muchas ocasiones, las personas contraen deudas a 18 o 24 meses y cuando llega la siguiente Navidad aún deben los regalos del año anterior.

Si ha llegado la cuesta de enero y tienes deudas con intereses, la recomendación de los expertos es no diversificar tus pagos. Es preferible pagar en orden tus deudas: prioriza aquellas con mayores montos o que generan más intereses.Con estos consejos podrás superar la cuesta de enero

El ahorro es la mejor arma para enfrentar la cuesta de enero. (Fuente: Pexels)

Una vez que pagues por completo esa deuda, continúa con la siguiente.

Otro consejo importante es no endeudarse para “salir de deudas”. Según expertos, pedir un préstamo a una institución para pagar otro por lo general trae más problemas que beneficios.

Si tienes la oportunidad, negocia tu deuda. Busca una reestructuración donde puedas aminorar el monto de los intereses o conseguir plazos razonables para pagar.

Y recuerda: aunque nos tome por sorpresa, la cuesta de enero viene cada año. Prevenirla es posible ahorrando pequeños montos a lo largo de los doce meses.

A %d blogueros les gusta esto: