El entrante Gobierno argentino encabezado por el libertario Javier Milei anunció el martes una serie de medidas ortodoxas para lidiar con una grave crisis financiera, que abarcan un drástico recorte de gastos y una devaluación del peso del 54%.

En el contexto de una inflación anual cercana al 150% y una pobreza del 40%, el Gobierno dijo también que recortará los subsidios al transporte y la energía y que reducirá drásticamente las obras públicas con el fin de eliminar el déficit fiscal.

El tipo de cambio oficial pasará a 800 pesos por dólar desde los 365.5 pesos por dólar del cierre del martes, informó el ministro de Economía, Luis Caputo, en un mensaje grabado que se difundió por redes sociales.

«Vamos a estar durante unos meses peor que antes, particularmente en términos de inflación», señaló Caputo.

«Si seguimos como estamos, no tengan dudas que vamos a una hiperinflación», añadió.

Con una pobreza del 40%, Caputo anunció que el Gobierno aumentará el gasto en programas de ayuda social para aliviar la situación de los sectores más vulnerables.

Caputo señaló que el Gobierno reemplazará el actual sistema de aprobación de importaciones y avanzará en la eliminación de los impuestos a las exportaciones, en un intento por mejorar el flujo comercial del país, que sufre una acuciante escasez de divisas.

El Gobierno de Milei, quien asumió la presidencia el domingo tras derrotar al peronismo en un balotaje, también reducirá al mínimo las transferencias discrecionales de fondos nacionales a las provincias.

La bolsa de Argentina se movió nuevamente en alza el martes a la espera de los anuncios.

El FMI da su respaldo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) apoyó el martes las medidas económicas anunciadas por el ministro de Economía argentino, Luis Caputo, que incluyen una fuerte devaluación del peso y recortes al gasto estatal.

«Su aplicación decidida contribuirá a estabilizar la economía y a sentar las bases de un crecimiento más sostenible y liderado por el sector privado», dijo el organismo en un comunicado de prensa.

El FMI mantiene con Argentina un programa de crédito por 44.000 millones de dólares que quedó paralizado tras el desvío en el cumplimiento de las metas acordadas.

«Tras los graves reveces en política económica de los últimos meses, este nuevo paquete de medidas constituye una buena base para proseguir las discusiones encaminadas a reconducir el actual programa respaldado por el Fondo», agregó el comunicado.

Por Agencias