La cuenta regresiva para echar a andar la primera gigafactory de Tesla en México ha comenzado. En un máximo de 90 días, una avanzada de trabajadores y maquinaria pesada llegará a los terrenos del municipio de Santa Catarina para arrancar la construcción de la nueva planta de autos eléctricos de Elon Musk. El Gobierno federal blindará el proyecto del hombre más rico del planeta con la construcción de un cuartel de la Guardia Nacional a unos metros de distancia de la planta. “Estamos hablando de un proyecto de tres a cuatro hectáreas, de lo que sería el búnker de Guardia Nacional, con unos 600 a 700 agentes. Es un tema de estrategia de seguridad regional, está en una zona muy estratégica, es la entrada de la zona metropolitana del Estado y está a dos horas de la frontera con Estados Unidos”, refiere el alcalde de Santa Catarina, Jesús Nava Rivera.

Después del anuncio del arribo de Tesla al Estado de Nuevo León, la semana pasada, la ruta para edificar la megaplanta en el municipio den Santa Catarina ha comenzado a trazarse con reuniones periódicas con las autoridades estatales y municipales. De hecho, un equipo de seis personas de la compañía, entre abogados e ingenieros, ya se ha mudado al Estado para supervisar de primera mano los cimientos de una inversión inicial que rondará los 6.000 millones de dólares. “De aquí a lo que sería la primera piedra de Tesla hay un plazo de 45 a 90 días, en este tiempo se definirán aspectos del proyecto como el plano arquitectónico, los estudios de tierra, de suelo, de impacto ambiental. Son procesos de estudios técnicos internos que tienen que presentarnos a nosotros como ciudad para poder darles la factibilidad y que ahí pongan la primera piedra”, explica el alcalde.

Dentro del desarrollo de Tesla en Nuevo León, abunda el edil, se prevé la construcción de una planta de baterías eléctricas. “Se queda en Nuevo León la planta de baterías, por lo que yo sé, también habrá plantas de tecnología, además de las plantas de proveeduría, que vendrán a instalarse no solo en Santa Catarina, sino en todo el Estado”, explica. El presidente de este municipio, que cuenta apenas con 310.000 habitantes, refiere que en este año llegarán al menos 10 compañías que abastecerán de autopartes, componentes y materiales a la firma líder de autos eléctricos.

Vista aérea del sitio donde Tesla indica que planea construir la planta.DANIEL BECERRIL (REUTERS)

Ante el desafío de llenar 10.000 vacantes, Tesla ha comenzado el proceso de contratación. La compañía publicó esta semana en su sitio web algunas de las posiciones que requieren para su planta en Nuevo León: personal especializado en temas legales, de logística, de finanzas y en procesos de manufacturas. Los reclutadores buscan personas capaces de planificar proyectos, especializadas en contratos, construcción, permisos y transacciones comerciales, entre otros. El anuncio de la inversión de Tesla, que según el Gobernador de Nuevo León, Samuel García, podría eventualmente ascender a 10.000 millones de dólares en múltiples fases, señala un creciente interés comercial en el norte México. Los sueldos que ofrece Musk van desde los 14.000 pesos a 170.000 pesos mensuales, de acuerdo con fuentes allegadas al proyecto.

De acuerdo con los primeros cronogramas, la planta donde se fabricarán un millón de vehículos por año se erigirá en un tiempo récord de nueve meses. Aunque en esta primera fase se contempla una inversión de 6.000 millones de dólares, tras los primeros nueve meses comenzará la segunda y tercera fase para expandir líneas de producción. Los primeros bosquejos de esta ampliación estiman una inversión adicional de 5.000 millones de dólares para la compra de equipo y tecnología. La compañía de Elon Musk pagó más de 2.300 millones de pesos para adquirir las 1.700 hectáreas requeridas para su gigafactory, terrenos que correspondían a seis propiedades privadas y solo en el pago de los impuestos sobre la adquisición de los terrenos se estima que se erogaron 250 millones de pesos.

Acompasado con las inversiones adicionales en seguridad, con el cuartel general, el Estado y el municipio han trazado una serie de infraestructuras que deberán sincronizarse con la megaplanta, por ejemplo, la construcción de un puente para desahogar el tránsito y conectar los parques industriales así como la inauguración del hospital regional del IMSS. Nava pronostica que para el tercer trimestre de 2023 comenzará la construcción del centro médico. El coste de ambos proyectos se estima en un total de 3.500 millones de pesos. El proceso está en marcha. El que ahora es solo un páramo a pie de cerro del municipio de Santa Catarina se transformará en uno de los bastiones del emporio de Elon Musk en 12 meses.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Por Agencias